Categorias

Relatos Eróticos

Lo más buscado

Ultimas fotos

Photo
Enviada por keta

Photo
Enviada por keta

Photo
Enviada por keta


 

Sexo a la japonesa

Relato enviado por : solharis el 15/05/2005. Lecturas: 4275

etiquetas relato Sexo a la japonesa .
Descargar en pdf Descarga el relato en pdf
Resumen
El pueblo del sol naciente, amante de la fotografía y de la tecnología, tiene costumbres exóticas y peculiares.


Relato
Después de unas vacaciones lo primero en que pienso al volver a casa es en revelar y ordenar todas mis fotos, porque me encanta la fotografía y es mucho más que el modo de guardar todas esas imágenes que el recuerdo no puede retener por mucho que queramos. Yo soy uno de esos pesados que siempre encontrarán, cámara en mano, en bodas, bautizos, comuniones o cualquier otra ocasión donde se tercie echar una foto. Bien lo saben mis padres y mis hermanos y sus familias, y el día que me case, mi familia lo sabrá muy bien...

Para comprar cámaras y carretes y revelar mis fotos siempre iba a la tienda del señor Danakari. Danakari era un japonés de unos cuarenta años, de ojos hundidos y pelo ligeramente grisáceo que le daban cierto parecido con el "Fari", si bien esto nunca se lo comenté, claro... Era un hombre serio y también eficiente, como buen japonés, pero cordial y siempre atento en el trato al cliente. Con el tiempo me gané su confianza hasta el punto de que me hablase de su divorcio y de cómo después había decidido venir a vivir a España, país que ya había visitado antes y que le había agradado.

Fue una sorpresa llegar a la tienda, tocar el timbre y no encontrar a Danakari sino a una joven, también de rasgos asiáticos, que en un primer momento pensé que podría ser su hija (algo me había contado de sus hijos) pero luego dudé en si se trataría de alguna empleada. Por si acaso, mientras le daba las fotos para revelar, le comenté:

- ¿Qué tal está el señor Danakari?

- Mi esposo se encuentra bien, gracias – me contestó.

¡Así que se trataba de su esposa! Como ella notó mi sorpresa me explicó que se habían casado ese mismo verano y que se llamaba Hanura. ¡Vaya con el señor Danakari! Lo cierto es que me extrañaba que ese japonés de cara seria y amante de su trabajo se hubiera buscado una mujer tan joven que no llegaría a los treinta años. Supongo que a menudo la edad no diluye las debilidades de la carne sino que las aumenta y tampoco hay que fiarse mucho de la impresión más aparente que nos crean los demás, lección que yo iba a comprobar muy bien...

De todas formas reconocí que Danakari no tenía sólo buen gusto para los juegos de luz en las fotos propias que exponía en su tienda sino también a la hora de elegir esposa porque me pareció una chica muy guapa, aparte de agradable.

Cuando en otra ocasión pude hablar con Danakari me explico que era muy feliz con su nueva mujer. Yo le felicité pero para mí pensé que hacían una extraña pareja aquel hombre grave y canoso y aquella mujer hermosa y más joven, pero en fin, el amor es ciego y es mejor no buscar reglas donde no las hay.

Lo cierto es que me agradaba encontrar sola a Hanura y ser atendido por ella. Aquella chica me atendía tan cordial como su marido pero me turbaban y fascinaban esas pupilas negras y brillantes que me miraban ocultas en unas rendijas estrechas y tan alargadas como las finas y perfectas cejas. El pelo era negro y estaba anudado en una coleta y la boca era pequeña y con labios carnosos. Me fascinaba la diferencia de los rasgos exóticos y de la belleza oriental y no podía menos que hallar cierta fantasía. Con la imaginación pude contemplarla con un kimono pero la camiseta blanca y ajustada que marcaba discretamente sus pechos tampoco me disgustaba...

Ya he dicho cómo me encanta fotografiarlo todo y como vivo soltero y solo no tengo en casa niños que fotografiar. Claro, los perjudicados son mis gatos, a los que sé bien que desespero tratando de que se coloquen como yo quiero hasta conseguir una imagen curiosa. Una temática suficiente para llenar otro de mis álbumes. El caso es que llevé algunas de esas fotos a revelar y a Hanura, que estaba sola, le hizo tanta gracia cuando se lo comenté que me pidió permiso para hacer unas copias.

- A nosotros también nos encanta la fotografía y los animales. Si quiere podemos darle alguna.

Me pareció bien y entonces me alargó una foto.

- Me la hizo mi esposo este verano. Sé que le gustará.

Era una foto de ella y estaba de pié en una playa y con un bikini. Traía conmigo el frío de Noviembre después de caminar mucho rato por las calles pero diría que aquella foto me hizo entrar en calor mientras la sostenía en la mano. Me costó disimular mi sorpresa y le di vacilante las gracias antes de guardarla en el bolsillo.

Fue en casa donde la observé con atención muchas veces. Realmente era hermosa. He hablado de la belleza oriental de su cara pero era también una mujer alta y delgada que ya no sólo llenó mis días de fantasía sino también mis noches de deseo, porque yo vi muy detenidamente esa foto a la luz de la lámpara antes de dormirme, haciéndola mía en la oscuridad de mi cama con la imaginación y el roce de mis dedos...

¿Pero qué pretendía con esa foto? Quizás había sido muy mal pensado. Me había dado esa foto suya como podía haberme dado otra, pero, por otra parte, me costaba creer que ella no hubiera adivinado lo sugestiva que era.

Si tenía dudas las despejé dos días después. Realmente no tenía muchas ganas de hacer más fotos pero de nuevo mis gatos me padecieron porque yo quería hablar con ella. Pasé a la mañana siguiente pero vi a Danakari con ella a través del escaparate y me fui. Esperé un día más y ahora estaba sola y entré. Me saludó con una sonrisa como siempre y le di las fotos. Rió de esa manera ingenua que utilizan los orientales porque eran más gatos. De nuevo me pidió permiso y tuve otra foto...

Ahora estaba sentada y en ropa interior, bastante sofisticada por cierto. Me dijo que se la había hecho su marido y dudo mucho que no supiera que había de excitarme esa foto la mente aun más que la anterior; y muy pronto me tuvo en la tienda. Ella actuó con toda naturalidad pero yo me imaginé que en esos ojos impenetrables había más brillo que de costumbre y me miraban con curiosidad o quizás esperando que actuara así; no lo sé porque sentía la torpeza de los que se sienten atraídos por alguien y desconocen cuál será su siguiente jugada.

- La verdad es que su marido sabe mucho de fotografía porque veo que la ha fotografiado con gusto. También sabe qué es digno de fotografiarse.

Bajó la mirada y con fingida timidez me contestó que tenía más fotos y estaría encantada de mostrármelas si le acompañaba un momento... Desde luego la acompañé a una habitación adyacente. Se me aceleró el pulso cuando bajó de una estantería un álbum de tapas verdes. Lo abrió y había en él muchísimas fotos de ella. Desde luego el japonés no se había privado de disfrutar de su belleza fotografiándola una y otra vez. También noté que a medida que pasaban las páginas las fotos eran cada vez más atrevidas. De la ropa pasamos a los trajes de baño, luego a las muchas fotos de lencería y acabamos con los aun más numerosos desnudos. Señalaba cada foto y luego me miraba con esos ojos tan alargados y que me perturbaban. Además me comentaba algunas fotos y me decía cuáles eran más de su gusto.

Hasta que calló cuando la abracé.

Ya no quería ver más fotos, quería verla a ella y comprobar si era cierto que la misma mujer que estaba en las fotos estaba allí. La excitación que sentía en la entrepierna me apresuraba a pasar a la acción... Ella respondió a mi abrazo llevando su boca a la mía y noté su tibia lengua enroscándose mientras me abalanzaba sobre su delgado cuerpo; deseaba tanto llegar a ese momento como yo y había tardado demasiado en darme cuenta de lo que quería...

Se subió el jersey de lana y vi que el sujetador se correspondía con las fotos que había visto. Aquello prometía pero quería ver los pezones y antes de que hubiera terminado de quitarse el jersey ya le había soltado el sujetador. Besé con ansia esos pechos y a ella debió hacerle gracia porque rió. Luego me ayudó a quitarme yo el jersey y nos abrazamos y magreamos...

Pero la habitación era muy pequeña y resultaba algo incómoda. Entonces ella me sugirió que fuéramos al estudio. La tienda tiene un pequeño espacio rodeado por biombos para hacer las fotos. Desde luego era un lugar bien iluminado estando rodeado de focos. En el centro había una silla. Hubiera preferido una cómoda cama pero aquello tenía también su morbo. Me senté en la silla y ella me bajó los pantalones.

- Cierra los ojos – me dijo.

Obedecí, estremeciéndome ya antes de que se metiera mi polla en su boca y empezara a chuparla. ¡Qué placer! Danakari era muy afortunado con una mujer que sabía hacer felaciones así... Su pequeña boca no tuvo problema para tragar el capullo entre sus labios carnosos y pronto mi pene flotaba sobre su húmeda lengua.

- No abras los ojos... – me insistió antes de volver a tragarse el capullo.

Pero yo no obedecía otra cosa que mis instintos y quise ver su cabeza moverse suavemente entre mis piernas y con mi polla en su boca. Abrí entonces los ojos... y los abrí mucho porque vi a Danakari delante de nosotros a unos tres metros. Tenía una cámara en la mano para hacernos fotos.

- ¡Señor Danakari! – exclamé yo.

- Por favor, continuad – dijo simplemente.

Hanura soltó otra vez mi pene para añadir:

-Déjale que se divierta, que nosotros nos divertiremos más.

Yo no podía creer aquello. Eran dos perversos: el voyeur y la exhibicionista. Ahora entendía por qué se habían casado esos dos. Me confundía que me fotografiaran mientras me hacían una felación pero la timidez pasó a un segundo plano cuando la lengua de Hanura me recordó que tenía un trabajo pendiente con ella... Si al señor Danakari le gustaba ver en directo cómo follaba con su mujer no había problema, estaría encantado de hacerle cornudo en sus propios ojos.

Después de una buena mamada la tuve sentada sobre mí y con mi polla entre sus piernas. Empujé para meterle mi pene bien hondo y ella me ayudaba moviendo sus caderas. ¡Cómo jadeaba! Danakari estaría encantado por lo bien que me iba a follar a su mujer. Ella me miraba con unos ojos alargados que ahora me parecían perversos y la boca entreabierta por los jadeos, para que supiera que lo estaba haciendo bien... Abrazaba mi cuello con sus brazos pero debió pensar que era el momento porque me clavó las uñas en los hombros y finalmente me corrí. Ella gimió para celebrar el final y yo también mientras mi semen subía abundante por sus piernas. El señor Danakari exclamó algo en japonés que no entendí, pero por el entusiasmo y el gesto triunfal que hizo supuse que había hecho conseguido buenas fotos.

Había terminado la sesión de fotos y sexo y llegaron las explicaciones. Danakari me explicó que no se habían atrevido a pedirme que me follase a su mujer por temor a que me escandalizara (y no se equivocaban: si me lo hubieran propuesto directamente dudo que hubiera aceptado). Hanura añadió con una sonrisa que la idea de que fuera yo había sido suya... Parecía increíble pero estábamos los tres allí riendo como si hubiéramos jugado como colegiales. Antes de irme, Danakari me prometió una copia de las fotos y cumplió su palabra.

Días después me las dio en un sobre y me hizo pasar a la pequeña habitación donde guardaba las fotos. De nuevo vi el álbum verde y allí estaban las fotos. Me causó morbo y sorpresa verme a mí mismo follando con aquella japonesa en esas fotos: mi polla subiendo y bajando con la cabeza de Hanura, la cara de placer de su mujer y también la mía, el culo de Hanura sobre mi pene... Muy buenos primeros planos. Lo que más me admiró fue la foto en la que había conseguido un primer plano de su mujer en el momento en que me nos corrimos. Pude apreciar cómo su boca estaba completamente abierta y sus ojos completamente cerrados en ese intante... Desde luego tenía una agilidad increíble a la hora de hacer fotos.

Un trabajo excelente que bien se merecía repetirlo. La segunda sesión no sería tan sorprendente como la primera pero sí muy divertida: Danakari quería más posturas. Esa vez me tocó estar a cuatro patas sobre ella y cuando vi al japonés delante de nosotros para fotografiar su cara le dije a su mujer que sonriese. Nos reímos mucho antes de que siguiese embistiendo y Danakari pudiera captar la cara descompuesta de placer de su esposa. El señor Danakari me demostró no sólo ser un profesional de la fotografía sino también tener un sentido lúdico que no sospechaba. Ni que decir que desde entonces he colaborado en todo lo posible para llenar su apreciado álbum verde...

Otros relatos eroticos Interracial

Mi plan salió perfecto aunque no pude cojer con mi esposa por una semana por que ella no queria que yo me diera cuenta que un negro le dejo su panochita bien abierta pero lo que ella no sabe es que yo fui el que planeo todo
Relato erótico enviado por Anonymous el 21 de June de 2013 a las 00:23:44 - Relato porno leído 188268 veces

el albaÑil negro

Categoria: Interracial
De como el albañil, un negro que trabaja donde yo laboro me atravesó con su enorme verga y me hizo ser infiel a mi marido.
Relato erótico enviado por Anonymous el 04 de March de 2009 a las 12:05:43 - Relato porno leído 110906 veces
Yo siempre tenia la fantacia de ver a mi desente esposa cojida por un negro por eso yo lo tube q buscar para cumplir mi fantacia pero no crei q ese amigi la tubiera tan grande pobre de mi mujer cuando la puso a gatas grito como una verdadera actris de peliculas porno
Relato erótico enviado por Anonymous el 06 de December de 2011 a las 23:38:02 - Relato porno leído 85227 veces
Hola, soy Diego y les voy a contar lo que me paso, soy Colombiano, tengo 28 años, pero vivo en Agentina desde los 15, soy negro, mido 1,90, estoy muy bien dotado (25 cm de pene) y trabajo de jadinero, un dia me contatan
Relato erótico enviado por Anonymous el 14 de April de 2010 a las 00:22:23 - Relato porno leído 84691 veces
por andar de hablador, abri la puerta para que un negro vergudo se cogiera mi vieja - CON FOTOS
Relato erótico enviado por rohambole47 el 21 de May de 2012 a las 00:00:03 - Relato porno leído 83856 veces

Publica en tu muro de Facebook si te ha gustado el relato 'Sexo a la japonesa'
Si te ha gustado Sexo a la japonesa vótalo y deja tus comentarios ya que esto anima a los escritores a seguir publicando sus obras.

Por eso dedica 30 segundos a valorar Sexo a la japonesa. solharis te lo agradecerá.


Comentarios enviados para este relato
Este relato no tiene comentarios

Registrate y se el primero en realizar un comentario sobre el relato Sexo a la japonesa.
Vota el relato el relato "Sexo a la japonesa" o agrégalo a tus favoritos
Votos del Relato

Puntuación Promedio: 3
votos: 1

No puedes votar porque no estás registrado


relatos xxx casting falsopenetré el ano relatos eróticosguillermina ingenua recien casada 3 relatos eeoticoswww.sexorelato mi esposa me pone los cuernosme dijo mi amigo deja echarle un palo a tu esposa relatoel suegro de mi hermana relatosmi suegro me cojerelato soy la puta sumisa de un viejome.duele.ya.noooopornoRelato erótico Wonder Womanmasajes enterado chicas eróticos lectura erotica porno hijastra prima morename lo culeo a mi comadrr en su cuartorelatos xxx chantaje a mi amigarico pene para mi esposa infielrelatos de ingestosrelatos porno chantajea ami tia y la embaracesado relatos de cornudoslos amigos de mi esposo me confunden con una prostituta relatosrelatos xxx me gusta q mi esposa haga triosrelatos eroticos de duendes y doncellasjardinero fornudo sele antoja al patron y lo follami hermana esta bien mamasota tiene un culote meRelatoporno sólo por mi culo sobrino la chucha es de mi maridorelato erotico poderesporno monica 17Relatos negra tetona esclava embarazadarelatos 2017 de desvirgue a mi madre el culo y la concharelatos eróticosmi suegra vende a mi esposa a un viejo vergonrelato gay casado deslechadofotos y relatos de mi madrePerdi mi virjinidad con un perroMi tio me desvirguino a mis 12relatos gay me cojio un flaco gay pijudorelatos pulga53relatos xx de almaceneros vergonesRelatos eroticos mecojieron varios amigos demi maridowww.con culolitos abotonadosrelatos eroticos 10buajar relato sexuale mi tia me dise que tengo la pija mas grande que mi tiorelatos eróticos de aposte el culo con mi yerno y perdimujer me mostro el calzon sin querer relatosmi esposo me pidió coger con otro hombreDulce venganza con mis tíos PERTE III -relatos xxx de jennifer lopezRelatos Eroticos De Maestras Y Alumnos Anal Con Fotosla zorra de mi madre todorelatocuentos porno mirame coger cabonme encanta cogerme a m tía mamarle sus pinches chichotas y venirme en sus t****Relatoseroticos gallina de guevos de oroRancheritas casadas infieles mexicanas mi hijita indispuesta relato porno buscador de relatos s con sobrinle propuse cojer con un perro ami esposa relatosrelato erotico follado por 3 profesores borrachosrelato erotico mujer casada pajeado perrorelatos y confesiones el dia que el hermano de mi esposo me cojiocuento eróticos mi marido lleba en la cama a un jovencito para q le desbirguedesvirgando a mi sobrina relatosxxxense0Š9ando el calzonRelatoporno manoseada y punzada en busRelatos cai en la tentacion con mi suegro y me gustorelatos d jovenes desvirgados por la porterarelatos eroticos mi hija paga el taxirelato ahora seras mi puta suegritahace la dormida mientras espiael don cogelon relato eroticorelatos eroticos zoofilias esposa coje con perros triowww nvideos.comNietas trabajando para sus abuelos y terminan follandolos relatos elite relatos  relatos eroticos de incesti xxx con foto el regalo que le di ami mama el dia de las madres Istorias y rrelatos gratis.chantajean a mi esposa por andar de bares relato pornomimarido filma mientras yo cojo con un negro vergonmi hija culona julieta..relatos hotAnal a mi nuera en españolrelatoeroticocolegialasen una fiesta miesposa relatos xxxrelatos eroticos vi como clavaron a mi mujerdeseaba ver a mi señora violada y decidi dormirla con somniferos para que mi amigo la viole dormida relatos fantasiassexo relato erotico me coji a mi novia y a su mama en el despachorelatos xxx lavecindad de don corneliorelatos puercos filme y le tome fotos ami mama